Durante los últimos días de marzo y los primeros de abril, se han desplazado a Mauritania, a la región del Guidimakha, un grupo de voluntarios, compuesto por tres montadores y dos cooperantes, con la finalidad de llevar a término la instalación de dos molinos de viento para la obtención de agua para las cooperativas agrícolas de mujeres de Soumpou en Tachott Berane y de Joan Arbiol en Bouanzé. Esta ha sido la última fase del proyecto iniciado el año pasado que tenía como objetivo principal la extracción de agua de riego de manera sostenible, barata y con energías limpias, en los huertos de las cooperativas de mujeres de Bouanzé y Tachott.

Los trabajos desarrollados, han consistido en la construcción de los cimientos para soportar las estructuras, de un total de 12 metros de alzada, la instalación y montaje de las torres y las aspas, así como la instalación de las tuberías. Anteriormente y dentro del proyecto se habían construido las balsas de recepción de agua para así permitir el riego, así como los depósitos que permitirán instalar riego gota a gota en una fase posterior del proyecto.

Los trabajos también han comportado que varias personas recibieran formación de mantenimiento y reparación de posibles averías, así como prácticas de montaje, de instalación de mangueras de riego y optimización de recursos hídricos.

Por otra parte, el proyecto permitirá el aumento de cultivos rotativos de aquellas hortalizas que tienen un muy buen resultado en la zona. La obtención de nuevas cosechas de estas hortalizas mejorará sensiblemente la alimentación, sobre todo de niños y personas mayores, necesitados de productos frescos y verdes. Es por ello que las cooperativas han organizado cursos prácticos de formación sobre el terreno para que las personas que trabajan en los huertos tengan los conocimientos necesarios para obtener el máximo rendimiento del proyecto.

Las poblaciones de Bouanzé y Tachott Berane, han hecho un gran esfuerzo para contribuir al desarrollo de los trabajos, haciendo un trabajo destacable, con un alto nivel de implicación y aportación de muchas jornadas de trabajo voluntario para conseguir acabar el trabajo en el tiempo previsto, calculamos que unas 150 mujeres i hombres de estas poblaciones han participado en las tareas directas e indirectas durante estos días.

Queremos hacer especial mención del Sr Josep Tarrago (http://www.tarrago.es/) que ha  ido como voluntario de SPSolidaria y ha realizado y dirigido los trabajos de montaje y puesta en marcha de los molinos.

El resultado ha sido optimo, ambos molinos trabajan sobre los pozos previamente construidos por las poblaciones beneficiarias, obteniéndose unos caudales que oscilan entre los 1.500 y los 3.000 litros hora de media.

La satisfacción entre las mujeres cooperativistas ha sido muy alta, ya que pueden obtener agua para cultivos de regadío y huerta, sin necesidad de adquisición de gasoil para hacer funcionar los generadores y las bombas de agua, como venían haciendo, sobre todo porque el precio del gasoil es el mismo que en Europa; sino podían comprar gasoil la extracción de agua se hacía a mano y a pulso. Ahora solo es necesario el viento para obtener agua, y la región situada en pleno Sahel destaca precisamente por eso, el abundante viento que prácticamente siempre sopla.